La encrucijada de una Sudamérica sin caudillos

El rechazo generalizado en contra de la política es la gran contradicción de nuestra época. Basta decir que también es idealista querer un mundo sin políticos. En la práctica, eso significa un Estado débil, sin capacidad para enfrentarse con los grandes grupos económicos – que ya tienen mucho poder, y si aún no dictan todas…